Consejos para ahorrar energía con tus electrodomésticos

Consejos para ahorrar energía con tus electrodomésticos

Cómo reducir el consumo energético de tus electrodomésticos en casa y ahorrar en la factura de luz

Foto: Pexels

Los electrodomésticos nos hacen la vida mucho más sencilla y rápida. Pero para su funcionamiento utilizan energía eléctrica y esa energía nos cuesta el dinerito en la factura al final de mes. Para evitar un gasto excesivo y ahorrar en tu factura, hemos hecho esta guía práctica para que puedas reducir al mínimo el consumo eléctrico de los electrodomésticos en tu hogar.

Busca siempre la máxima eficiencia energética:

Cuando vayas a comprar en electrodomésticos, elige modelos de clase o etiquetado energético A o superior (A+, A++ o A+++). Su precio será un poco más elevado a la hora de la compra pero el costo extra lo compensa el gran ahorro energético que generan. Un puntazo para ti y para el cuidado del planeta.

Enciende la lavadora y el lavavajillas con la carga completa:

Es recomendable usar la lavadora y el lavavajillas cuando llevan la carga justa. Aunque ambas tienen ciclos para media carga, el gasto de energía es mayor cuando haces dos lavados a media carga que uno sólo con la carga completa. Recuerda que la carga completa en la lavadora es la carga precisa, no debes pasarte porque esto puede deteriorarla.

Elige ciclos de temperaturas bajas:

Cuando pongas un programa de lavado en tu lavadora o lavavajillas, intenta que sea un ciclo de temperatura templada. Las altas temperaturas conllevan un gasto mucho más alto de energía y también mayor esfuerzo para el aparato. También puedes modificar un ciclo existente de alta temperatura y ajustarlo para que tenga una temperatura media.

Programa la secadora según tus necesidades:

Si vas a planchar la ropa que has metido en la secadora, elige un ciclo de secado parcial. La ropa saldrá ligeramente húmeda, facilitando y acortando el tiempo de planchado. El calor de plancha acabará de secarla y así ahorras un poquito en la secadora y otro poquito al momento de planchar.

Compra un frigorífico con el volumen preciso para tus necesidades:

El frigorífico o nevera es el electrodoméstico que más energía consume en promedio en el hogar. Supone entre un 10% y 15% el gasto energético total de tu casa. Por este motivo es ideal comprar un frigorífico que se adapte al volumen de comida que necesitas, sin pasarte de más. En otras palabras, mientras más pequeño tu frigo, más energía ahorrarás.

Mantén la puerta del frigorífico cerrada:

Para ahorrar energía con la nevera es importante reducir el tiempo en que la puerta está abierta. Para esto, es importante minimizar las veces que la abrimos y el tiempo que permanece abierta. Al abrirse se produce más escarcha y pérdidas de frío que activan el motor y elevan el consumo de energía hasta un 30% más.

Ubica el frigorífico en un lugar lo más fresco posible:

Evita encajar la nevera en un lugar sin ventilación o ponerlo junto a la cocina o el horno. Cuando el frigo está en zonas cálidas trabajará más para mantener la temperatura baja, lo cual subirá su consumo.

Asegúrate que la comida esté fría antes de meterla en el frigo:

Cuando metemos alimentos calientes en la nevera la temperatura sube en su interior. Para compensarlo, el motor se activará generando un gasto extra que puedes evitar fácilmente esperando a que los alimentos se enfríen por sí solos.

Mantén la placa de cocción limpia:

Cuando la placa de inducción o vitrocerámica tiene restos de comida, puede haber un contacto defectuoso que aumenta el consumo o el tiempo de cocción.

Otro truco de ahorro consiste en apagar tu placa unos minutos antes de terminar la cocción (cuando sea posible), tapar y dejar reposar para que acabe de hacerse con el calor residual.

Usa los focos o fuegos adecuados en la placa de cocción:

Cuando cocinamos con utensilios que tienen la base un pelín más grande , como un par de centímetros más de diámetro que el de los focos, nos aseguramos que el calor no se desperdicie. Poner una sartén más pequeña en un foco más grande no hará que caliente más pero sí subirá tu factura.

Mantenimiento, mantenimiento, mantenimiento:

No nos cansamos de decirlo y somos unos pesados pero realmente el mantenimiento y limpieza periódica de tus electrodomésticos es fundamental para alargar su vida útil y conservar su eficiencia durante más tiempo. Es también una oportunidad para ver su estado general y detectar a tiempo posibles fallos, fugas o alteraciones en su funcionamiento.

En estos artículos te contamos cómo hacer mantenimiento de:

Lavadora

Lavavajillas

Placa de inducción o vitrocerámica

Congelador

DEJAR UN COMENTARIO

Your email address will not be published. Required fields are marked *

5 × cinco =


Abrir el chat
1
¿Necesitas ayuda ?
Hola , en que puedo ayudarle ?